Intervenciones en público

Un buen orador debe lograr una reacción positiva del público ante sus palabras. Sus oyentes deben entender el mensaje y aceptar sus contenidos. Para lograr una oratoria efectiva se deben tener en cuenta diversos factores que van, desde la postura y la forma de hablar, hasta la estructura del discurso mismo.
Además, al tratarse de una simulación de las Naciones Unidas, es necesario observar las formas y los procedimientos parlamentarios establecidos en los reglamentos, así como el tiempo asignado a cada orador.

La actitud corporal
Es importante demostrar seguridad desde el primer momento. Por ello, se recomienda mantener la cabeza alta y una postura erguida. Esta actitud da una imagen de profunda convicción respecto a lo que el orador va a decir y predispone al público de manera satisfactoria.
La mirada debe dirigirse siempre al público para lograr que las personas presentes se adentren en el discurso. Es importante no abusar de los gestos y evitar tocar con nerviosismo los papeles, el cabello o guardar las manos en los bolsillos, ya que estos movimientos pueden distraer a quienes estén escuchando el discurso o generar una imagen de inseguridad o titubeo.

La elocución
El tono de voz es muy importante para que el discurso no sea monótono. El primer recurso es la palabra y el segundo el silencio. Subir y bajar los tonos de voz, manejar los silencios para atraer la atención del público y utilizar sinónimos para enfatizar un concepto son elementos importantes que deben utilizarse y que ayudan a tener dominio sobre la audiencia. El empleo del silencio ayuda a transmitir un sentimiento de profundidad, reflexión o gravedad al discurso. Sin embargo, no se debe abusar de este recurso, ya que puede ser considerado por la Presidencia como una táctica dilatoria.

Las interpelaciones
De igual importancia es la forma en la que un orador responde a un cuestionamiento u objeción. Un buen discurso y la impresión que éste deja en los demás puede decrecer si la respuesta dada a una pregunta es insatisfactoria, confusa o evasiva.
Si la interpelación no es clara o se desvía del tema podrá ser reformulada poniéndola en su lugar, precisándola o remitiéndola al tema (siempre en forma cortés).
Un razonamiento puede ser rechazado de las siguientes formas:
-Demostrando que esa clase de razonamiento es inaceptable o vicioso
-Oponiendo otro razonamiento de igual o mayor fuerza
-Aceptando su valor, pero argumentando su impertinencia
-Ignorándolo, no cayendo en la insolencia
-Mostrando el poco valor de los datos en que se basa
-Denunciando que lo dicho es falso
-Probando que la conclusión está mal inferida
-Condenando la justificación
-Demostrando que los conceptos comparados no tienen relación entre sí.
El lenguaje corporal es de suma importancia en el momento se recibe o contesta una interpelación. El cruzarse de brazos al momento de recibir los comentarios puede transmitir una actitud defensiva o descortés. Por otro lado, al contestar dichos cuestionamientos, es conveniente mantener la vista sobre el delegado que haya llevado a cabo el cuestionamiento, pero teniendo contacto además con el resto del comité, a fin de prevenir la imagen de un dialogo bipartito y crear una imagen pública de confianza y honestidad.

El discurso
El discurso es la columna vertebral de una exposición. Su preparación debe ser pautada y estar estructurada de forma tal que las ideas fluyan de manera lógica.
La estructura de un discurso típico es la siguiente: apertura, cuerpo y conclusión.
Nunca debe subestimarse la claridad, la resonancia y el impacto de la primera frase, así como tampoco el desarrollo bien articulado de la conclusión.
En las asambleas, los delegados deben dirigirse siempre a la autoridad que preside, tanto para pronunciar el discurso como para formular mociones y responder interpelaciones. Se debe respetar las normas establecidas y los tiempos para hablar. Se debe tener en cuenta que el lenguaje apropiado para los debates formales difiere del informal.
No se debe olvidar que se está hablando en representación de un país. Es muy importante no cometer el error de utilizar términos tales como “yo creo”, “yo pienso”, “me parece que”, etc.

Fuente: Manual de Modelos de Naciones Unidas, CINU de México

Imagen: Modelo ONU del Colegio Ward, Buenos Aires

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s