Documento de posición de Checoslovaquia

CHECOSLOVAQUIA

Carta, del 23 de octubre de 1962, dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por el representante de la República Socialista de Checoslovaquia.

Cumpliendo instrucciones del Gobierno de la República Socialista de Checoslovaquia, me permito, acompañar la solicitud del gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas para convocar a una reunión inmediata del Consejo de Seguridad para examinar la siguiente cuestión: “Violación de la Carta de las Naciones Unidas y amenaza a la paz por parte de los Estados Unidos de América”.

Las circunstancias sobre las que se funda la solicitud de convocatoria del Consejo de Seguridad se exponen en la declaración del Gobierno checoslovaco relativa a Cuba que se detalla más abajo. Ruego a Vuestra Excelencia se sirva disponer que la presente carta y la declaración del Gobierno checoslovaco se publiquen como documento oficial del Consejo de Seguridad.

 Emb. SANTIAGO FIORIO, Representante Permanente

 DECLARACIÓN

1. En la noche de ayer, 22 de octubre de 1962, el Presidente de los Estados Unidos de América, Sr. Kennedy, anunció que había dado órdenes a las fuerzas navales de los Estados Unidos de interceptar todos los barcos que se dirigiesen a Cuba para someterlos a inspección y hacer regresar a los barcos que transportasen armas que, a juicio de las autoridades de los Estados Unidos, fuesen de carácter ofensivo. También se habían dado órdenes de mantener una continua y estrecha vigilancia sobre Cuba. Por lo tanto, el Gobierno de los Estados Unidos de hecho está imponiendo un bloqueo naval a la República de Cuba. Al propio tiempo, ha comenzado el desembarco de nuevas tropas de los Estados Unidos en la base de Guantánamo, situada en territorio cubano, y se está poniendo a las fuerzas armadas de los Estados Unidos en estado de alerta.

2. El Presidente intenta justificar estos actos agresivos sin precedentes con argumentos según los cuales se estaría creando en Cuba una amenaza contra la seguridad nacional de los Estados Unidos.

3. El Gobierno checoslovaco – al igual que otros gobiernos – ha señalado repetidamente a la atención de los Gobiernos de todos los países y a la opinión pública mundial que la política seguida por los Estados Unidos hacia la República de Cuba crea un grave peligro para la paz del mundo. La declaración del Presidente de los Estados Unidos demuestra que los medios imperialistas estadounidenses no se detendrán ante nada en sus intentos de sofocar a un Estado soberano Miembro de las Naciones Unidas. Para ello están dispuestos a empujar al mundo hacia el abismo de una catástrofe militar. Los pueblos de todos los países deben comprender claramente que, al lanzarse a una aventura semejante, los Estados Unidos de América están tomando una medida que podría desencadenar una guerra termonuclear mundial. Violando insolentemente las normas internacionales que rigen la conducta de los Estados, así como los principios de la Carta de las Naciones Unidas, se arroga el derecho – y así lo ha anunciado – de atacar a buques de otros Estados en alta mar: es decir, de dedicarse a la piratería.

4. Los medios imperialistas de los Estados Unidos intentan dictar a Cuba la política que ha de seguir, las disposiciones que debe adoptar en su país, y las armas que debe poseer para su propia defensa. Pero ¿quién ha autorizado a los Estados Unidos a arrogarse el papel de árbitro de los destinos de otros países y otros pueblos? ¿Por qué deben los cubanos resolver los asuntos internos de su propio Estado, no como ellos crean conveniente, sino de acuerdo con los deseos de los Estados Unidos? Cuba pertenece al pueblo cubano, que es el único amo de su propio destino.

5. En virtud de la Carta de las Naciones Unidas, todos los países tienen derecho a organizar sus vidas según sus deseos y a tomar las medidas que juzguen necesarias para proteger su propia seguridad y para rechazar las fuerzas agresivas que atentan contra su libertad y su independencia. Desconocer esto es socavar la base misma de la existencia de las Naciones Unidas, aplicar la ley de la jungla en la práctica internacional y engendrar conflictos y guerras sin fin.

6. En esta hora angustiosa, el Gobierno checoslovaco, en su calidad de miembro del Pacto de Varsovia, considera que es su deber dirigir una seria advertencia al Gobierno de los Estados Unidos y prevenirle que al llevar a cabo las medidas anunciadas por el Presidente Kennedy está asumiendo una grave responsabilidad con respecto al destino del mundo y jugando temerariamente con fuego.

7. Los dirigentes de los Estados Unidos deben comprender de una vez por todas que los tiempos han cambiado completamente. Hoy en día, sólo los insensatos pueden tomar “posiciones de fuerza” y esperar que esa política pueda tener éxito y les permita imponer su sistema a otros Estados. Si bien en el pasado los Estados Unidos podían considerarse la mayor potencia militar, hoy no existe ningún fundamento para esa opinión. Hay otra fuerza igualmente poderosa en el mundo, que adopta la posición de que los pueblos deben organizar sus vidas conforme a sus propios deseos. Hoy como nunca los estadistas deben demostrar calma y prudencia y no deben tolerar el fragor de las armas.

8. El Gobierno checoslovaco insiste una vez más el compromiso asumido en el Pacto de Varsovia en que todas las armas en poder de sus miembros sirven y servirán para defenderse contra los agresores. En las actuales condiciones internacionales, el hecho de que la Unión Soviética dispone de armas poderosas, entre ellas cohetes nucleares, es reconocido por todos los pueblos del mundo como un factor decisivo que impide a las fuerzas agresivas del imperialismo desencadenar una guerra mundial de exterminio. La Unión Soviética manifestó en repetidas ocasiones que seguirá cumpliendo esta misión con toda firmeza y perseverancia, para lo cual cuenta con el apoyo del Pacto de Varsovia.

9. En su declaración, el Presidente de los Estados Unidos dijo que si cayera una sola bomba nuclear en territorio de los Estados Unidos, ellos contestarían en la misma forma. Esta declaración esta imbuida de hipocresía, puesto que la Unión Soviética ha afirmado repetidamente que ninguna bomba nuclear caerá en los Estados Unidos ni en ningún otro país a menos que se haya cometido una agresión. Las armas nucleares que el pueblo soviético ha fabricado están en manos del pueblo; jamás se usarán con fines de agresión.

10. La República Socialista de Checoslovaquia siempre se ha mantenido fiel a los principios de la Carta de las Naciones Unidas; ha seguido constantemente y aún sigue una política tendiente a mantener y fortalecer la paz. Todo el mundo sabe de los esfuerzos enormes que hace los países socialistas para disminuir la tensión internacional, para eliminar los motivos de conflicto y de discordia entre los Estados, para que los principios de coexistencia pacífica entre los Estados que tienen estructuras sociales diferentes sean una viva realidad. Es la Unión Soviética la que ha elaborado y presentado, en conjunto con los aliados del Pacto de Varsovia, un programa de desarme universal y completo, cuya aplicación abriría perspectivas reales para el establecimiento de una paz sin guerras ni armamentos. Estas propuestas están obteniendo un apoyo cada vez mayor en todo el mundo; han conquistado el espíritu de los hombres; se han convertido en la consigna de nuestros tiempos. Si hasta el presente la cuestión del desarme no ha hecho progresos, la culpa es de los Estados Unidos de América y sus aliados de la OTAN. Ellos temen el desarme; no desean separarse del gran bastón con ayuda del cual intentan imponer su voluntad a otros países.

11. El Gobierno de los Estados Unidos acusa a Cuba de crear una amenaza a la seguridad del país. Pero ¿quién creerá que Cuba puede ser una amenaza para los Estados Unidos? Si pensamos en las dimensiones y los recursos de los dos países, en sus armamentos, ningún estadista sensato puede imaginarse ni por un instante que Cuba pueda constituir una amenaza para los Estados Unidos de América ni para ningún otro país. Decir que la pequeña Cuba puede poner en peligro la seguridad de los Estados Unidos de América es, cuando menos, una hipocresía.

12. Los cubanos quieren proteger a su patria y a su independencia contra la amenaza que emana de los Estados Unidos de América. El Gobierno de Cuba apela a la razón y a la conciencia, y dirige un llamamiento a los Estados Unidos para que renuncien a atacar solapadamente a la independencia de Cuba y establezcan relaciones normales con el Estado cubano. ¿Acaso no es convincente la declaración del Gobierno cubano de su deseo de resolver todas las cuestiones en litigio mediante negociaciones con el Gobierno de los Estados Unidos?

13. Hablando recientemente en la Asamblea General, el Presidente de la República de Cuba reiteró que “Cuba ha estado siempre dispuesta a negociar, por las vías diplomáticas normales o por cualesquiera medios adecuados, las diferencias existentes entre los Estados Unidos y Cuba”. El Presidente de los Estados Unidos afirma ahora que estas declaraciones del Gobierno cubano no bastan. Pero de este modo sería posible justificar cualquier acto de agresión, cualquier aventura.

14. En lo que respecta a la ayuda que la Unión Soviética presta a Cuba (la cual es apoyada por nuestro Gobierno), esa ayuda tiene exclusivamente el objeto de fortalecer la capacidad defensiva de Cuba. Como indica el comunicado soviético-cubano del 3 de septiembre de 1962, dado en ocasión de la visita la Unión Soviética de una delegación cubana integrada por el Sr. E. Guevara y el Sr. E. Aragones, el Gobierno Soviético ha accedido al pedido del Gobierno cubano de ayudar a Cuba suministrándole armas. El comunicado expresa que esas armas y equipo militar están destinados exclusivamente a fines defensivos. Los gobiernos de ambos países siguen manteniendo firmemente esa opinión.

15. La ayuda soviética para fortalecer las defensas cubanas es apoyada por la República Socialista de Checoslovaquia debido a que, desde el comienzo de su existencia, la República de Cuba ha sido objeto de continuas amenazas y actos de provocación de parte de los Estados Unidos. Los Estados Unidos no se detienen ante nada, así sea la organización de una intervención armada contra Cuba, como la que se produjo en abril de 1961, para privar al pueblo cubano de la libertad y la independencia que han conquistado, para someter el país una vez más a la dominación de los monopolios estadounidenses y convertir a Cuba en un títere de los Estados Unidos.

16. Los Estados Unidos exigen que el equipo militar que Cuba necesita para su legítima defensa sea retirado de territorio cubano, cosa que, por supuesto, ningún Estado que aprecie su independencia puede aceptar.

17. La República Socialista de Checoslovaquia considera que todas las tropas extranjeras en territorio de otros Estados deben retirarse tras sus fronteras nacionales. Si los Estados Unidos realmente desearan fortalecer sus relaciones amistosas con los otros Estados y se esforzaran por asegurar una paz duradera en todo el mundo, como afirma el Presidente Kennedy en su declaración del 22 de octubre, deberían haber aceptado la propuesta soviética y haber retirado sus tropas y equipo militar y desmantelado sus bases militares situadas en territorio de otros Estados en distintas partes del mundo, en otras palabras, Turquía, República Federal Alemana.

18. Pero los Estados Unidos, que han dispersado sus fuerzas armadas y armamentos por todo el mundo, se niegan obstinadamente a aceptar esta propuesta. Están utilizando esas fuerzas armadas y armamentos para inmiscuirse en los asuntos internos de otros Estados y para la ejecución de sus propios designios agresivos. Es el imperialismo norteamericano que se ha arrogado el papel de policía internacional. Los representantes de los Estados Unidos se jactan constantemente de que los aviones de los Estados Unidos pueden atacar en cualquier momento a la Unión Soviética, de que pueden lanzar bombas norteamericanas sobre pacíficas ciudades y aldeas y asestar rudos golpes. No hay día que pase sin que sus dirigentes políticos, sus jefes militares y su prensa pronuncien amenazas contra la Unión Soviética y otros Estados pacíficos de un ataque atómico lanzado desde los submarinos norteamericanos que surcan los mares y océanos equipados con proyectiles Polaris. Frente a estos hechos, las palabras del Presidente Kennedy suenan muy falsas cuando afirma que, en sus exigencias exorbitantes destinadas a privar a Cuba de sus medios de defensa, el Gobierno de los Estados Unidos actúa exclusivamente en el interés de la paz.

19. Los Estados amantes de la paz no pueden sino protestar contra los actos de piratería que el Presidente de los Estados Unidos ha anunciado contra los buques que se dirijan hacia las costas cubanas, contra el establecimiento de una vigilancia sobre los buques de Estados soberanos en alta mar. Sabemos que a los estadistas de los Estados Unidos les gusta hablar de su adhesión a los principios de derecho internacional y explayarse sobre la necesidad del imperio del derecho en el mundo. Pero, en realidad, es evidente que consideran que las leyes no se escribieron para los Estados Unidos, sino para los demás Estados. El establecimiento por los Estados Unidos de un virtual bloqueo de las costas cubanas es un acto de provocación, una violación sin precedentes del derecho internacional, y un desafío a todos los pueblos amantes de la paz.

20. Asimismo, resulta evidente que si hoy los Estados Unidos intentan prohibir el comercio de otros países con Cuba y el usar sus buques para transportar mercancías y cargas hacia Cuba, mañana los medios dirigentes de los Estados Unidos podrán exigir la adopción de medidas análogas contra todo otro Estado cuya política o régimen social no les agrade.

21. El Gobierno de los Estados Unidos asume el derecho de exigir que los Estados le rindan cuentas acerca de la forma en que organizan su defensa y le informen de lo que transportan sus buques en alta mar.

22. El Gobierno checoslovaco repudia categóricamente esas pretensiones. Los actos arbitrarios del imperialismo de los Estados Unidos pueden tener consecuencias catastróficas para toda la humanidad, cosa que ningún pueblo desea, y el pueblo de los Estados Unidos menos que ningún otro.

23. Teniendo en cuenta toda la gravedad de la situación que el Gobierno de los Estados Unidos ha creado en torno de Cuba, el Gobierno soviético ha dado instrucciones a su representante ante las Naciones Unidas de pedir que se convoque de inmediato al Consejo de Seguridad para considerar la siguiente cuestión: “Violación de la Carta de las Naciones Unidas y amenaza a la paz por parte de los Estados Unidos de América”. Dicha solicitud es acompañada, no solo por la República Socialista de Checoslovaquia, sino por el Pacto de Varsovia.

24. La República Socialista de Checoslovaquia hace un llamado a todos los gobiernos y a todos los pueblos para que eleven una protesta contra los actos agresivos de los Estados Unidos de América contra Cuba y otros Estados, condenando enérgicamente esos actos y tomando medidas para impedir que el Gobierno de los Estados Unidos desencadene una guerra termonuclear.

25. El Gobierno checoslovaco hará todo lo que esté a su alcance para frustrar los designios agresivos del imperialismo estadounidense y para defender y fortalecer la paz en el mundo.

26. El Gobierno checoslovaco está firmemente convencido de que los países socialistas defensores de la verdad intensificaremos aún más los tenaces esfuerzos de nuestros gobiernos y nuestros pueblos para fortalecer la capacidad económica y defensiva de nuestras patrias. El Pacto de Varsovia tomará todos los recaudos para asegurar que el mundo no sea tomado por sorpresa y que esté en condiciones de replicar al agresor como se merece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s