Documento de posición de Estados Unidos

EEUU

Cuestión: LA CRISIS DE LOS MISILES NUCLEARES EN CUBA.

Los Estados Unidos de América, república federal que adopta la forma constitucional, compuesta por sus cincuenta estados y un distrito federal, con 9,83 millones de kilómetros cuadrados de extensión territorial y en representación de más de 300 millones de habitantes; étnicamente diverso y pluricultural, con un Producto Interno Bruto que conforma gran parte del Producto Interno Bruto global nominal y en paridad de poder adquisitivo, y como estado integrante de la Organización de las Naciones Unidas y del Consejo de Seguridad, y su gobierno, haciendo honor a su trayectoria diplomática en pos de la integración y la pacificación de los pueblos del mundo basa los presentes argumentos en la Carta de las Naciones Unidas, la Carta Internacional de Derechos Humanos, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, los tratados firmados con los pueblos americanos como la Carta de la Organización de los Estados Americanos, el Tratado Interamericano de Asistencia Reciproca, y en la Magna Constitución.

Hace 17 años, 51 países se suscriben a la Carta de las Naciones Unidas, incluidas entre estos países la República de Cuba y la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, acordando con todos los demás lo establecido en el art. 4 del párrafo quinto de la Carta que menciona: “Los Miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas.”

Agencias, radares, cables diplomáticos y embajadas dan el perfecto conocimiento de ANADYR, operación militar secreta que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas va desplegando con misiles, bombarderos y una división de infantería con dirección a la República Cubana, por motivo de un pacto militar tácito entre las dos naciones, pero sumando a estas acciones la preocupación se vuelve más tensa tras el conocimiento de la instalación de más de 100 misiles nucleares tácticos, y la denuncia hecha aquí, en el seno del Consejo de Seguridad, busca la dilucidación de la situación y evitar conflictos que destruyan, no a nuestras naciones, sino al mundo entero.

Tras los descubrimientos de estas pruebas incontrovertibles: la presencia de misiles termonucleares rusos en territorio cubano, de mediano y largo alcance, con efectividad entre mil a dos mil millas, puestos de manera subrepticia violando las aguas internacionales y poniendo en alerta a todas las bases militares y las condiciones de seguridad de las naciones del mundo y atendiendo el radio de alcance de los misiles nos pone en alerta a todos los países del hemisferio occidental como así también a todos aquellos pueblos preocupados por velar por la paz mundial.

Esto evidencia una actitud por parte del país residente de las armas que no se limita a una actitud defensiva sino más bien demuestra que el propósito de estas bases no puede ser otro que proporcionar una fuerza de ataque nuclear contra el Hemisferio Occidental de modo que nos preocupa como nación y como miembros de este Consejo. Nos llama poderosamente la atención en la forma en cómo procede la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas tras las actuaciones y declaraciones de sus diplomáticos, especialmente en la Organización de las Naciones Unidas en el seno de su magna Asamblea, en total contradicción haciendo el despliegue de estas armas a Cuba “con fines netamente defensivos”, pero los misiles y demás armamentos son armas de destrucción masiva y nosotros, la región y el mundo lo saben desde ya, considerando la ofensivo y lo desproporcional de sus artefactos en comparación con los demás estados partes del Hemisferio Occidental.

Los Estados Unidos de América reafirmando su condición de estado parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, por el cual despliegan sus fuerzas a través de operaciones conjuntas con los Estados partes y apoyando y fortaleciendo a los mismos a través de condiciones defensivas en el marco de los tratados y acciones en conjunto, remarca que estas condiciones nunca se encuentran fuera de la intención de la defensa de la seguridad.

Tomando nota y trayendo a colación aquí la denuncia realizada por la República de Cuba en julio de 1960 a los Estados Unidos de América, y en su 874ª. Sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la Resolución S/4395 del 19 de julio de 1960, había decidido suspender la consideración de la misma hasta recibir un informe de la Organización de Estados Americanos, solicitando además la abstención de los Estados miembros de las Naciones Unidas de cualquier actitud que pueda agravar las tensiones entre ambos Estados.

En ese sentido, la Organización de Estados Americanos, a través de sus principios y los Tratados y Protocolos que lo rigen, y a los cuales las naciones americanas han suscripto, ratificado y canjeado, y tras la VIII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la Organización de los Estados Americanos, del 22 al 31 de enero de 1962 celebrada en Punta del Este, República de Uruguay, en la fecha última, se ha aprobado la exclusión de Cuba de participar el Sistema Interamericano por su simpatía y adhesión al marxismo-leninismo, siendo incompatible con los propósitos de dicha organización. Invocando asimismo, el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca suscrito en Río de Janeiro, los Estados Unidos de América convocó una reunión de consulta para la salvaguarda de la paz y la seguridad del hemisferio, de esta manera, el Presidente de los Estados Unidos de América John Fitzgerald Kennedy, ha aprobado el 22 de octubre de 1962 una cuarentena para evitar la llegada de elementos bélicos para la prosecución del desarrollo de las bases identificadas y en proceso de construcción, para de esta manera se detenga la aproximación de elementos necesarios y armamentos ofensivos a Cuba evitando la lesión de la seguridad nacional de los estados partes y abriendo conflictos entre naciones sin antes salvarlas por los buenos oficios y las relaciones diplomáticas en las instancias correspondientes, estableciendo principios y mediaciones como buscamos ante este Consejo, esperando explicaciones y mecanismos por parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas para zanjar esta dificultosa situación. De esta manera hemos notado
evidentemente el incumplimiento de la Resolución ut supra del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, tras la promoción de actitudes ofensivas en territorio cubano por parte de los soviéticos, considerando así un agravio más a las tensiones existentes.

Los Estados Unidos de América, ante la situación que se presenta y la incesante llegada de los navíos rusos con elementos para la continuación de los proyectos de construcción de misiles balísticos intercontinentales y alimentado en su intención por el régimen cubano, deja en claro su postura de no agresión al territorio de la República de Cuba ni a ninguna otra nación, desmintiendo toda intención que argumentan los soviéticos y los cubanos desnudando el hecho de potenciar nuclearmente a un Estado fuera de los marcos de los tratados en tiempos de paz y del derecho internacional público. Influidos bajo la bandera de los padres de nuestra nación y pensando en las próximas generaciones, bajo el marco de una solidaridad con el mundo y aunando los esfuerzos para la construcción de una sociedad mundial positiva, pacífica y con relaciones cordiales, pacíficas y amistosas entre sus pueblos, sostenemos esta postura esperando la suspensión de toda actividad militar en aras de un mundo donde la convivencia pacífica sea el motor de nuestras vidas. No se encuentra en la tradición americana ataques e invasiones por sorpresa; mucho menos a países con semejante diferencia territorial en comparación al nuestro. Un ataque oculto, furtivo, de manera ensañada y agresiva constituiría una traición a nuestra misma historia, a nuestra herencia y a nuestros ideales.

Como nación, demostrando nuestra preocupación por salvaguardar la paz y en perfecto conocimiento del movimiento de los buques y navíos rusos con dirección a Cuba cargados de armamentos y materiales, buscamos la adopción de medidas necesarias para impedir encuentros entre los buques de nuestros países cruzando la zona de cuarentena y evitar de esa manera desembocar en un conflicto militar, para lo cual toda conversación y búsqueda de dirimir los conflictos serían inútiles y superfluas si llegásemos a tal punto. Unidos en un esfuerzo histórico, busquemos la transformación de la historia y el fin de la carrera armamentística nuclear.

Los Estados Unidos de América, como miembro del Consejo de Seguridad propone al mismo asumir la responsabilidad de cumplir su objetivo directo manteniendo la paz y seguridad mundial fijando:
1- El cese de los viajes de buques armados con componentes nucleares de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas con armamentos y materiales como así mismo el desarme de las instalaciones, el detenimiento de la construcción de las rampas y los misiles en la República de Cuba y su retiro con supervisión de la Organización de las Naciones Unidas y bajo concretas garantías internacionales.

2- En la medida del transcurso de los hechos y el acceso de nuestras intenciones por parte del gobierno soviético, dispondremos mediante acuerdos y los medios disponibles a través de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos para asegurar todos nuestros compromisos y evitar los conflictos armados, el levantamiento de la cuarentena cubana y dar seguridad contra invasiones a la República de Cuba.

3- Reducir las tensiones entre nuestras naciones y detener la carrera de armamentos nucleares, disponiéndonos a discutir los tratados que afecten a la Organización del Tratado del Atlántico
Norte y el Pacto de Varsovia, y buscar la consideración de las demás naciones del orbe con respecto a eventuales propuestas convenientes, asegurando una paz sostenible y duradera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s