Discurso de apertura de Argentina

ec_argentina

Honorables Miembros de Mesa. Señores Delegados:

Para quien les habla es un gran honor tener concedido el derecho de exponer sobre un tema tan importante como lo es la participación política de la mujer.
Argentina lamenta de sobremanera el hecho de que el rol casi nulo de la mujer en cualquier cargo jerárquico sea una realidad que lamentablemente no despierta asombro desde hace mucho tiempo, el asombro de la sociedad en su conjunto no advierta los vestigios transgresores que tiene el ascenso al poder de una figura femenina en la actualidad. Pero hoy es un día dedicado a visibilizar la histórica lucha de las mujeres del mundo por conquistar sus derechos políticos; Si bien la igualdad entre hombres y mujeres es una meta sobre la que hemos avanzado, aún queda mucho por hacer. Las mujeres logramos más educación, leyes que nos protegen y ocupar algunos espacios de protagonismo en el ámbito público y social, pero aún seguimos relegadas a los roles tradicionales en la familia y sub-representadas en la participación política.
Desde la década del 90 a la actualidad, la presencia femenina en la Argentina en todos los ámbitos ha crecido notablemente, si bien este país se destaca por implementar políticas tendientes a lograr mayor participación femenina, también cuenta con sectores políticos conservadores que observan el fenómeno con reparos y han sido el escollo para demorar decisiones de importancia, tal como haber sido el último país de la región en adherirse al Protocolo de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW).
Instamos a este honorable Consejo, a que considere las consecuencias graves que puede ocasionar a las generaciones venideras de niñas que sigamos siendo una mayoría escondida y segregada, como bien nos lo dice la socióloga Gerda Larneer. La clave para comprender la historia, es aceptar que somos parte de la historia de la mayoría de la humanidad, el tema central que nos debe preocupar como mujeres en política, es la igualdad de oportunidades en la sociedad, donde podamos competir realmente en el área de toma de decisiones y su inclusión se convierta en una realidad concreta.
También expresamos repudio a todo acto que atente contra la igualdad de género, defendiendo con vehemencia la participación de las mujeres hasta en las más altas posiciones de gobierno, ratificando con convicción este derecho, no podemos hablar de cualquier igualdad, porque igualdad no es uniformidad y junto con la igualdad debemos sostener tajantemente que varón y mujer somos diferentes. Estas diferencias son las que nos enorgullecen y nos distinguen como género.
Finalmente, manifestamos que la República de Argentina ve la necesidad imperiosa de propiciar escenarios diplomáticos a modo de construir una democracia más perfecta, donde los valores universales que la sustentan sean reales, donde la amistad cívica y el diálogo sea el eje del debate político, donde las élites políticas y económicas del continente entiendan que necesitamos una participación responsable en el debate y en las acciones. Creemos que tendremos mejores democracias en nuestros países si somos capaces de compatibilizar aquello que no es más preciado, lo propio, la familia, con las responsabilidades públicas y políticas. Si así lo hacemos nos  acercaremos mucho más a una democracia para los ciudadanos.
Agradezco el tiempo otorgado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s