Posición de China

ec_china

Delegación: República Popular China (华人民共和国)

Cuestión: Derechos Sociales y Políticos de la Mujer y su

                   Condición Jurídica – del Consejo Económico y Social.

El Gobierno de la República Popular de China, respetuoso de los principios enunciados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y fundándose en ellos, considera imperioso que la comunidad internacional tome conciencia de la problemática de género existente a nivel mundial a pesar de los esfuerzos que han desplegado todas las naciones en pos de garantizar la participación y desarrollo efectivo de la mujer que ha sido un grupo humano históricamente vulnerado en muchos aspectos.

Para poder dar una colaboración efectiva con respecto al asunto tratado en esta Conferencia es importante ilustrar el proceso histórico por el que se ha desarrollado la mujer cinaque ha conseguido incidir en las diferentes esferas: Contexto histórico y situación actual

Un pequeño recorrido hacia el pasado es sin duda necesario para entender el presente. En la concepción confucianista, cuatro nociones fundamentales regían las relaciones entre individuo y comunidad: el hombre, la familia, el Estado y el mundo (Tianxia). No quedaba entonces lugar para la sociedad en el sentido en que la entendemos hoy. El hombre y la familia se remitían a la esfera privada; el Estado y el mundo, a la esfera pública. Pero entre ambos faltaba un vínculo, un espacio que es el que ocupa la sociedad civil en el mundo moderno. Hasta hace bastante poco tiempo, el Estado chino se relacionaba con la población sin intermediario ni zona tampón. La vida política del país implicaba esencialmente a los partidos políticos, el Estado y la población. La China tradicional se había fundado sobre una sociedad rural donde la economía agrícola se impuso como sistema económico dominante y los pueblos (las aldeas) formaban comunidades de destino. Tras la fundación de la República Popular de China en 1949, una sociedad de unidades de trabajo (danwei) sustituyó la sociedad de aldeas y la economía planificada reemplazó a la economía agrícola. Pero a pesar del cambio del sistema económico, esos dos modos de sociedad tenían en común la superposición del espacio de producción y del espacio de vida, es decir que las actividades de producción estaban íntimamente vinculadas con el entorno social de las personas. Su trabajo y su vida se entremezclaban en un espacio relativamente limitado. Era una verdadera organización político-económica que tenía por misión disponer de la gente a través de los recursos económicos y sociales. La reforma iniciada a partir de 1978, y sobre todo el abandono de la economía planificada a favor de la economía de mercado, ha ido sacando progresivamente a China de esa atadura, y el surgimiento de nuevas organizaciones populares ha contribuido ampliamente a cambiar la estructura social y el modo de gobernanza. En este sentido, la política de reforma puede ser percibida como un proceso de nuevas regulaciones de las relaciones entre el PCC, el Estado y la sociedad. Esta última entra en escena por primera vez después de mucho tiempo en tanto verdadero actor, aun cuando lo esté haciendo a paso tímido y su papel carezca todavía de consistencia.

Desde 1949, las organizaciones sociales tuvieron en China tres períodos de desarrollo. En el primer período (1949-1978), las organizaciones de masa (qunzhong zuzhi) fueron creadas por el PCC para reagrupar a los movimientos sociales existentes. Nacieron así ocho federaciones. Algunas de ellas todavía conservan en la actualidad un lugar importante dentro del paisaje político-social, tal como la Liga de las Juventudes Comunistas, la Federación Nacional de Mujeres y la Federación Nacional de Sindicatos. Funcionan enteramente gracias al financiamiento del gobierno. Su personal tiene un estatus similar al de los funcionarios estatales. Sin corresponder a la definición más común de las ONGs, estas “organizaciones de masa” realizan sin embargo un trabajo bastante considerable en el sector social y disponen de redes sólidas en todo el territorio. Durante el segundo período (1978-1992), China vivió su primera revolución asociativa. La política de reforma y de apertura liberó una energía considerable, dando lugar al nacimiento de muchas organizaciones sociales. Esta proliferación se explica tanto por la ausencia de ley en vigencia y de marco jurídico, como por la necesidad de coproducción del bien público en un nuevo entorno social. Entretanto, el impulso asociativo se frenó momentáneamente después del acontecimiento de 1989, mientras que el gobierno intentó reglamentar el mundo asociativo, promulgando en octubre de 1989 el Reglamento sobre el registro y la gestión de las organizaciones sociales. Revisado después de diez años de prueba, dicho reglamento fue definitivamente oficializado en octubre de 1998. Según esos dos textos, las ONGs deben registrarse en el Ministerio de Asuntos Civiles y tener una tutela gubernamental o paragubernamental y de esta manera de un sistema imperialista va abriéndose a un sistema republicano que exigía debido a que los tiempos habían cambiado; en este lapso de tiempo es cuando China pasa a integrar las Naciones Unidas desde el 2 de abril de 1.945 junto con otros países se reúnen para conformar la ONU, China el mayor país en vías de desarrollo, es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, así como también del Consejo Económico y Social, pasa a ocupar un lugar importante en el escenario mundial con fuertes persistencias en sus principios en los asuntos internacionales defendiendo la supremacía de la justicia en el establecimiento del nuevo orden político y económico internacional oponiéndose al hegemonismo y abogando por la coordinación y cooperación entre los estados sobre las políticas sociales más eficaces y eficientes para el desarrollo de las personas sobre todo el de las mujeres; con el convencimiento de que su postura contribuye al desarrollo mundial.

El Gobierno de la República de China sostiene que

1) Que los Estados deben garantizar los recursos suficientes para la salud y educación de las Mujeres.

2) Garantizar la educación escolar básica, media y universitaria de las mujeres

3) Brindar espacios de participación política y social real a las mujeres en las cuestiones económicas y gubernamentales

A lo largo de su desarrollo China ha presentado los siguientes porcentajes en el desarrollo de la mujer en distintos ámbitos

En 1978 comienza la era de las reformas y modernizaciones: se vuelve a distribuir la tierra entre los campesinos y se reforman ciertas leyes. La nueva Ley de Matrimonio de 1980 retrasa la edad para casarse (22 años para hombres y 20 años para mujer), incluye la planificación familiar, otorga el estatus legal a los hijos nacidos fuera del matrimonio y lo que es más innovador, permite divorciarse si la pareja alega la falta de amor o desafección mutua (se introduce un concepto claramente occidental). El control de la natalidad es propuesto por el entonces viceprimer ministro Deng Xiaoping en 1953 aunque no se convierte en obligatoria hasta la década de los ochenta. La primera fase de la implementación de la política reproductiva consiste en la concienciación de los padres, la información sobre los métodos anticonceptivos y el seguimiento del ciclo fisiológico de las mujeres principalmente en las unidades de trabajo (danwei) en las ciudades.

Como es de esperar, los campesinos desde el inicio se oponen a la política del hijo único.

Algunas de las estrategias de resistencia consisten en dejar de pagar la multa por tener más hijos de lo permitido o manifestar públicamente el pago por haber infringido la ley, especialmente en el caso de las familias con suficientes recursos económicos (Zhou1998: 281). Asimismo, las mujeres optan por dar a la luz a su hijo en las zonas alejadas de la residencia habitual, incluidas las regiones autónomas de las minorías étnicas que pueden tener hasta dos hijos, se entregan las niñas a la adopción o simplemente se abandonan, y se realizan abortos selectivos por sexo. El control de natalidad puso de manifiesto la tradicional preferencia por los hijos varones y sus graves consecuencias para el perfil demográfico del país. Diversos medios de comunicación y las organizaciones no gubernamentales han documentado y denunciado los abortos selectivos o forzados, el infanticidio femenino y el mal trato que reciben las niñas no deseadas por parte de sus familiares. La desigualdad entre la proporción de ambos sexos puede causar inestabilidad social, puesto que en 2020 habrá más de 30 millones más de hombres que mujeres en la edad de casarse. En 2005 nacieron 118 niños por cada 100 niñas, la brecha entre géneros es aún más acentuada en algunas zonas del sur como Guangdong donde nacieron 130 niños y 100 niñas. Actualmente, los diez millones de hombres solteros chinos están dispuestos a pagar por la novia constantemente se valen de intermediarios ilegales que utilizan métodos coercitivos para encontrar posibles novias) o buscar esposas en los países del sudeste asiático como Brunei o Vietnam.

Incluso en la sociedad moderna china, las personas solteras y sin hijos sufren gran presión social para cumplir con su deber reproductivo, de esta manera respetando el principio de veneración de los antepasados y continuación del apellido familiar, los principios básicos del confucianismo.

Por otra parte, China se enfrenta al envejecimiento de la población. Según las estimaciones de la Comisión de Planificación Familiar y Población Estatal, en 2030 el país contará con casi 1,500 millones de habitantes, sin embargo, aproximadamente 229 millones de habitantes serán mayores de 65 años. Por ello, el estado debe mejorar su sistema de seguridad social y pensiones para hacer frente a los futuros problemas. El gobierno, consciente de los problemas demográficos, ha adoptado ciertas medidas para fomentar la aceptación de las niñas. Por ejemplo, están prohibidos los abortos selectivos por sexo así como el diagnóstico del sexo del bebé. Asimismo, la Federación de las Mujeres realiza campañas nacionales para sensibilizar a la sociedad sobre la desaparición y discriminación de las niñas y mujeres chinas.

En el ámbito urbano, las hijas gozan de mejor trato y los padres invierten generosas cantidades de dinero en la educación de éstas para que puedan obtener mejores remuneraciones, puestos más

cualificados y ascender en la escala social.

Ante lo expuesto sobre la situación de las mujeres en nuestro país;

Nuestro Gobierno reconoce que debe intensificar las tareas para el cumplimiento de los siguientes artículos de la Cuarta Convención sobre las Mujeres celebrada en Beijing:

  • Promover un desarrollo sostenible centrado en la persona, incluido el crecimiento económico sostenido, mediante la enseñanza básica, la educación durante toda la vida, la alfabetización y capacitación, y la atención primaria de la salud para niñas y mujeres;

 

  • Adoptar medidas positivas a fin de garantizar la paz para el adelanto de la

mujer y, reconociendo la función rectora que han desempeñado las mujeres en el movimiento en pro de la paz, trabajar activamente hacia el desarme general y completo bajo control internacional estricto y eficaz, y apoyar las negociaciones para la concertación,

 

  • Prevenir y eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas;

 

  • Garantizar la igualdad de acceso y la igualdad de trato de hombres y

mujeres en la educación y la atención de salud y promover la salud sexual y reproductiva de la mujer y su educación;

 

  • Promover y proteger todos los derechos humanos de las mujeres y las niñas;

 

Considera: que el Gobierno ha realizado acciones provechosas en la reivindicación de los Derechos de las Mujeres comenzando por el cambio del sistema de gobierno y la creación de legislaciones que protejan el derecho de la mujer, se han verificado importantes porcentajes de inclusión de las mujeres en diversos espacios que se grafican en los siguientes porcentajes:

Las mujeres participan activamente en la economía nacional, frente al promedio mundial de 21%, según el informe realizado por Grant Thornton actualmente hay cerca de 29 millones de empresarias (una cuarta parte de los empresarios) de las cuales aproximadamente el 40% son empleadas autónomas poseen un negocio. La presencia política de las mujeres es relativamente escasa: las del partido comunista las mujeres representan el 23% de los delegados (521 de 2, 270), una tendencia ascendiente y el nuevo Politburó del partido cuenta con dos mujeres. El 2% de los cargos decisivos en los comités del pueblo. En el XVIII Congreso Nacional del partido comunista las mujeres representan el 23% de los delegados (521 de 2, 270), una tendencia ascendiente y el nuevo Politburó del partido cuenta con dos mujeres. Las mujeres constituyen el 70% de la mano de obra campesina.

En el 2001, el Ministerio de Recursos Humanos y la Seguridad Social declaró que las mujeres representan el 42, 5% de los funcionarios estatales de todos los niveles, y el 45,1% de los profesionales del sector estatal y organismos públicos, aunque ocupan apenas el 2,2% de los puestos superiores. El informe sobre la brecha de género mundial de 2011 revela que las mujeres ganan un 31% menos que los hombres por el mismo trabajo realizado. Las políticas igualitarias propias del socialismo sitúan a China como el país con mayor igualdad de género a nivel ejecutivo: las mujeres encabezan el 51% de los cargos públicos de poder. Sin embargo existen varios aspectos que deben seguir reformándose.

 

China afirma:

  • La importancia de la mujer para el desarrollo del país
  • El derecho de la población de este sector a mejores condiciones de vida que garanticen su educación, salud y desarrollo equitativo
  • La participación en los espacios políticos y económicos que afecten al país y a la comunidad internacional.
  • Proporcionar la formación de las mujeres para el ejercicio de la ciudadanía y la política.
  • Eliminar la violencia estructural contra las niñas y mujeres
  • Promover el desarrollo económico y la independencia de las mujeres

 China propone:

  • Realizar campañas de promoción de la Igualdad de Género
  • Garantizar fuentes de trabajo para las familias
  • La armonización de su legislación para favorecer la participación real de la mujer en espacios políticos.
  • Brindar recursos y dotar de profesionales altamente calificados para brindar educación de calidad a la población sin distinción de género.
  • Generar fuentes de trabajo para las mujeres en el sector público y privado en igualdad de condiciones con los hombres para el acceso a los mismos. Elaborando mecanismos judiciales que protejan a las niñas y mujeres del maltrato físico y psicológico.
  • Favorecer la formación universitaria y la efectiva inserción laboral de la mujer para el logro de su independencia económica y desarrollo personal.

 

 

La República Popular de China se compromete a cumplir con los compromisos anteriormente mencionados que fueron realizados en base a estudios y datos estadísticos que revelan los aspectos a revertir que el país debe afrontar para garantizar a las mujeres su desarrollo pleno mediante la salud, la educación y la participación en la política, de esa forma combatir estas limitaciones y obstáculos y promover así el adelanto y la potenciación del papel de la mujer en todo el mundo, y convenimos en que esta tarea exige una acción urgente, con espíritu decidido, esperanza, cooperación y solidaridad, ahora y en los albores del nuevo siglo.

Reafirmamos nuestro compromiso de: Defender los derechos y la dignidad humana intrínseca de las mujeres y los hombres, todos los demás propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales de derechos humanos, en particular, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y la Convención sobre los Derechos del Niño, así como la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer y la Declaración sobre el derecho al desarrollo. Por último para concluir ponemos de manifiesto el siguiente enunciado.

 

“Garantizar la plena aplicación de los derechos humanos de las Mujeres y las Niñas como parte inalienable, integral e indivisible de todos los derechos humanos y libertades fundamentales” será el norte de las políticas de estado de China.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s