Posición de Libia

ec_libia

Delegación: Estado de Libia

Cuestión: Condición Jurídica y Social de la Mujer

Libia es un país soberano del norte de África, ubicado en el Magreb, cuya capital es Trípoli. Limita al norte con el Mar Mediterráneo, al oeste con Túnez y Argelia, al sur con Chad y Níger y al este con Egipto y Sudán. Con una superficie de 1.759.541 km2 y una población de aprox. 6.283.000.- habitantes. El desierto del Sahara ocupa casi la totalidad de su territorio, excepto por una estrecha franja litoral sobre el Mediterráneo en donde se encuentran las principales ciudades como Trípoli, Bengasi, Tobruk.

Libia, ubicada en el norte de África, era un lugar particular por el gran nivel de vida de sus habitantes y la libertad de sus mujeres. Libia era un país soberano con la esperanza de vida más alta de África, con el PIB per cápita más alto, la tasa de alfabetización del 89,2 % y el nivel de escolaridad más alto de la región.

Hoy, las mujeres de Libia están pagando el precio de la guerra del petróleo. Tenemos una venda en los ojos llamada medios de comunicación que nos tapan completamente la realidad. La agresión y destrucción contra el pueblo de Libia, dirigida por la OTAN, EE.UU. y el Consejo de Seguridad de la ONU representan una violación del principio de la Autodeterminación de los pueblos, que ha supuesto prácticamente la destrucción del avanzado nivel de bienestar de su población, especialmente, de las mujeres de Libia.

Para entender la realidad y la posición de las mujeres en Libia, debemos analizar un antes y un después de la Era Gaddafi. El Coronel Muahmar al- Gaddafi llegó al poder en 1969 tras la revolución que derrocó al Rey Idris y gobernó hasta el 2011, cuando fue brutalmente asesinado por los rebeldes en el proceso que se dio por llamar “la Primavera Árabe”. Durante la Era Gaddafi, las mujeres de Libia gozaban de una posición relativamente mejor que las mujeres de otros países que viven bajo el régimen islámico.

Libia era considerada como uno de los países de la región en el cual las mujeres gozaban de más derechos. Hay que reconocer que Gaddafi tuvo mucho que ver en la otorgación a la mujer Libia de varios derechos y beneficios, como por ejemplo, decidir con quién casarse, tenían derecho a divorciarse y quedarse con la casa del matrimonio si tuvieran hijos; el marido necesitaba el consentimiento expreso de la mujer en caso de que desease casarse con otra mujer.

En la vida social, las mujeres iban a las escuelas; cursaban carreras universitarias; enseñan en las facultades; en Libia, es un hecho que el número de estudiantes mujeres supera al número de estudiantes hombres. Las mujeres en Libia no sufrían restricción alguna para ocupar puesto alguno en el gobierno, se la consideraba a la par que el hombre, ocupando cargos dentro del gobierno y del Poder Judicial. Desde el año 1981, las mujeres en Libia pueden ser elegidas como juezas. La primera jueza fue nombrada en 1991 y a hoy, se estima hay aproximadamente 50 juezas dentro del sistema.

Del mismo modo, se podía constatar la presencia de mujeres en puestos militares o policiales – cabe mencionar la Guardia amazónica del Coronel Gaddafi- también en líneas aéreas. Las mujeres sobresalen en cuanto a carreras obtenidas en el sector de enseñanza y en el sector médico. Igualmente, se puede observar mayor número de mujeres empresarias que administran pequeñas y medianas empresas. Sobre este punto, es notable que buena parte de las mujeres de negocios son divorciadas. Esto se debe a la mentalidad machista que niega la independencia económica de la mujer y lo considera como una revolución a las costumbres.

Las mujeres en Libia no necesitaban un acompañante masculino para salir a la calle, podían conducir vehículos y no estaban obligadas a usar el velo en público. Todo esto no es lo normal en cualquier país árabe, tanto por no tener medios, como especialmente, por serles vetados por motivos religiosos.

A pesar de lo expuesto, lo que sucede, en la realidad, es que si bien la Ley ampara a las mujeres en Libia y pueden desarrollarse como personas, estudiar, decidir con quién casarse, etc.; en la práctica, estos derechos están limitados por normas culturales y no siempre son respetados por las autoridades.

Hoy, tras la “Primavera Árabe”, la Revolución y luego de dos años de la caída del régimen de Gaddafi, no se notan cambios positivos en el sentido de la palabra y si algo que podría llamarse un retroceso, pues la estructura de la administración sigue igual que antes y las mejoras en la estructura política, causadas por la revolución de febrero apenas alcanzaron los nombramientos o los aspectos exteriores, pero no lo esencial y profundo.

Tras el brutal ataque de la OTAN, amparado por la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, que ha destruido la infraestructura del país y ha matado a miles de civiles y que ha sido acompañada de extremistas islámicos, la situación es bastante diferente.

Poco importa si las mujeres ahora pueden hablar de sus preocupaciones si no hay quien las escuche y esta es la realidad para la mujer en Libia después de la Revolución. Ni el Consejo Nacional de Transición ni el Gobierno dieron índices de que las mujeres jugaran un papel más importante del que venían representando.

El papel dominante de la religión, que ocupa la escena política tras la Revolución, deriva en cambios negativos muy importantes, mudando la conciencia social a otro sitio diferente, obligando a la mujer a tratar con esta nueva situación como una nueva realidad. Hoy, se usa a la religión islámica como medio para oprimir a la mujer en la sociedad.

Tras la Revolución, en el llamado “Comité de los 60” -encargado de redactar la nueva Constitución- sólo hay seis puestos reservados para las mujeres. Todavía no existe voluntad de garantizar los derechos de las mujeres en la próxima Constitución. De igual modo, al primero de junio del 2014, de los 200 escaños políticos en el Congreso Nacional Unicameral, sólo 33 son ocupados por mujeres, lo que representa el 16,5 % del total, un porcentaje de representatividad aún muy bajo. Esto es así porque las mujeres fueron utilizadas como meros reclamos electorales.

Las mujeres en Libia hemos perdido los pocos derechos que teníamos. El nuevo Gobierno busca que la Shariá -ley islámica- sea el núcleo del Código Penal y de la futura Constitución, en un país que era tolerante y que no estaba dominado por el fanatismo. Uno de sus objetivos principales es controlar a las mujeres a través de su propia visión del Corán. Hoy, las niñas en las escuelas ya son obligadas a usar el Hijab -velo islámico- y también se está impulsando una campaña para que el resto de las mujeres cubran siempre su cabello.

La ausencia de la cultura social que respeta a las mujeres y la falta de conciencia hacia las necesidades de las mismas y la falta de aplicación seria de la ley; todo esto, contribuye a la pérdida de los derechos de la mujer en una sociedad tradicional y machista, sumada la ola del fundamentalismo islámico reinante que trae consigo hasta nuevas costumbres de vestimenta que no eran tradiciones del pueblo Libio.

La inestabilidad política y la falta de seguridad son los enemigos de la sociedad y las mujeres son el eslabón débil en esta situación. Para el nuevo Gobierno, la prioridad no es, justamente, el fortalecimiento de los derechos de las mujeres. Pero, así como las aguerridas mujeres libias lucharon contra la dictadura, seguro sabrán hacerlo también contra el nuevo Gobierno, a fin de estabilizar la sociedad y normalizar los lazos entre los componentes de la nueva Libia, lejos del dominio de las fuerzas extranjeras o las milicias manipuladas desde el exterior.

Es así que, a la luz de los acontecimientos vividos en Libia, que se han traducido en una agresión al pueblo Libio, a su presente, a su futuro y a su autodeterminación, que ha supuesto prácticamente la destrucción de su avanzado estado de bienestar a manos de los gobiernos de la coalición agresora liderada por la OTAN, las mujeres en Libia acusamos a todos los gobiernos de la Alianza y a quienes han manipulado la opinión pública.

Las mujeres de Libia creemos que para la solución de los problemas de Libia y a fin de mejorar la condición jurídica y social de las mujeres en Libia, las medidas a ser adoptadas, nacional e internacionalmente, se deben fundamentar en los siguientes parámetros:

  • El respeto al principio de la autodeterminación de los pueblos. Ninguna nación de occidente debe intervenir nunca más, bajo ningún pretexto, en la vida social, política y económica del pueblo Libio.
  • El respeto a los derechos de las mujeres de Libia, así como a los logros en materia de igualdad que han alcanzado sus mujeres durante el régimen anterior, a fin de que el nuevo Gobierno no cercene dichos logros en detrimento directo de los derechos de las mujeres de Libia.
  • Nuevos sistemas electorales, con mayores escaños políticos reservados a las mujeres, tanto en el Congreso Nacional Unicameral como en el Comité de redacción de la nueva Constitución, a modo de que las mujeres alcancen un grado de representatividad acorde con su papel preponderante en la vida social, política y económica de Libia.
  • La sanción de leyes específicas que amparen los derechos de las mujeres y mecanismos de control autosuficientes, a fin de que dichas leyes sean cumplidas efectivamente en la realidad.
  • El mantenimiento de un Estado tolerante y no dominado por el fanatismo religioso. No debe existir injerencia religiosa en la vida política y jurídica del pueblo Libio. Las mujeres de Libia rechazamos las prácticas islámicas extremistas y la imposición de la Ley Shariá como base del sistema jurídico del país. Del mismo modo, rechazamos toda imposición de prácticas culturales a las cuales las mujeres de Libia nunca fueron sometidas en regímenes políticos anteriores.
  • La condena a la Guerra del Petróleo liderada por los países de Occidente y a todas las prácticas terroristas que enlutan a miles de familias libias. Las mujeres de Libia estamos pagando el precio de la Guerra del Petróleo y las injerencias ilegítimas extranjeras en la vida social, política y económica del pueblo de Libia.

Muchas Gracias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s