¿Que nos jugamos con el Anexo C del Tratado de ITAIPU?

por José Rubén Brítez

Rememoremos

La República del Paraguay junto a la República  Federativa del Brasil, firmaron un acuerdo para el aprovechamiento hidroeléctrico de los recursos hidráulicos del Rio Paraná, pertenecientes en condominio a ambos países, desde el Salto del Guaira hasta la boca del Rio Yguazu, como expresa el primer artículo del tratado. Este tratado fue firmado el día 26 del mes de abril de 1973, hace casi 50 años (número importante de años para esta cuestión contractual) por los presidentes de los respectivos países. Luego en julio del mismo año fue sancionado y promulgado por el legislativo, para así el 13 de agosto ( siempre del mismo año)los cancilleres, Raul Sapena Pastor y Mario Gibson Barboza  de Paraguay y Brasil, respectivamente, intercambiaron  instrumentos de ratificación para de esa forma dar vida a la ITAIPU Binacional.

50 Años

El numero expresado en el título, es un numero bastante importante para nuestro país, ya que es el numero acordado (que debe transcurrir) para que sean revisadas las disposiciones establecidas en el “Anexo C” del tratado, dicho anexo especifica las Bases Financieras y de Prestación de Servicios de Electricidad de la ITAIPU, en síntesis: Ahí está la plata.

El año 2023 es un año vital para el Paraguay, no solo por la revisión del Anexo C, sino porque ese mismo año también se prevé saldar la deuda (para muchos espuria) que tiene nuestro país, con el Brasil por la construcción de la represa y eso conlleva a decidir qué hacer con 2000 millones de dólares que le sobraran a ITAIPU, correspondiéndole  la mitad al Paraguay, es decir 1000 millones de dólares. Estas negociaciones son un peso enorme para este gobierno y para el siguiente, ya que toda acción o decisión, sin lugar a dudas tendrá grandes repercusiones sociales, económicas y políticas. Pero también es una gran oportunidad para aprovechar al máximo nuestro potencial hidroeléctrico y plasmarlo en desarrollo para nuestra nación.  En estos años venideros, el gobierno paraguayo va a enfrentar el mayor reto diplomático de los últimos cien años, desde la Guerra del Chaco.

Con el Anexo C tenemos que jugarnos la vida, porque está en juego nuestra soberanía energética, esta en juego nuestro desarrollo y la utilización eficaz de nuestros propios recursos naturales, que hace muchos años esta en manos foráneas, ya sea del margen izquierdo o derecho.  Ya no podemos permitirnos acuerdos leoninos que reduzcan nuestra soberanía y que comprometa seriamente el futuro de nuestros descendientes.

Es de vital importancia afrontar este desafío  con todo lo que significa, con un equipo calificado, sin lugar a las improvisaciones.  La participación ciudadana será vital para afrontar este proceso, ya que existe mucha gente versada en el tema que puede ayudar a defender nuestro oro blanco: el agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s