Ciudades y globalización

Por Leonardo Baruja,

Abogado y Notario Público por la Universidad Nacional de Asunción, Paraguay. Director Ejecutivo de Baruja Bufete.

Es uno de los factores de producción y el más humano. Desde la abolición de la esclavitud, ya no es posible venderse a cambio de un precio, uno se alquila a cambio de un salario.

Se define al trabajo como el tiempo que se dedica a la producción y representa uno de los mercados más descentralizados en la actualidad. Y con el advenimiento de la globalización también se ha desarrollado un nuevo mercado, el mercado internacional.

En el ámbito de lo internacional, uno de los actores más influyentes en este sentido, son las ciudades. Con el cambio estructural en los mercados laborales, las personas necesitan verse atraídas por centros urbanos que ofrezcan bienes y servicios superiores a la media y por lo tanto, mejor calidad de vida. Es la clave de los nuevos centros de innovación que actúan como agentes de retención del talento, captando recursos humanos provenientes de todos los rincones del globo.

Este fenómeno genera un nuevo paradigma, y es el dinamismo que exige la captación de talento de los mercados internacionales de mano de obra, a diferencia de los tradicionales mercados locales, regionales y nacionales propios de los estados modernos. Lograr el desarrollo económico de las naciones exige talento que lo gestione. Y ciertas ciudades han demostrado haber aprendido la lección mejor que otras.

Son factores puntuales que las distinguen unas de otras. Primeramente, se habla de la infraestructura del conocimiento; lograr educación de calidad implica un proceso de captación del talento a través de la oferta de educación acorde a los nuevos tiempos, que priorice la formación de vanguardia. Resulta ser uno de los elementos más atractivos a la hora de que los talentos elijan ciertas ciudades para vivir y obtener beneficios adicionales por su trabajo. Así también, otro factor exige que las ciudades capten el talento, a través de una oferta cultural superior; sin estímulos para el desarrollo de la personalidad humana, las ciudades no son los suficientemente atractivas para retener el talento. Finalmente, los gobiernos tienen un papel fundamental en la promoción de las ciudades y el apoyo al talento; pues solamente a través de ellos se pueden elaborar las políticas públicas que favorezcan la captación de talento, promoviendo la eficiencia en sus regulaciones y removiendo cualquier tipo de obstáculo que se pueda hallar durante el proceso. Más todavía, son los gobiernos locales, regionales y nacionales quienes gestionan la provisión de bienes públicos que son fundamentales en el día a día de las personas y su mejor calidad de vida.

Es por todo ello, que el trabajo y la captación de talento debe ser uno de los temas imprescindibles en el debate público de las ciudades y países. En el mundo globalizado de hoy, dejar escapar talento humano hacia otras regiones repercutirá sin lugar a dudas en ritmos menores de crecimiento económico y quienes captan talentos en fuga acrecentarán su poder de innovación y aumentarán la brecha de la desigualdad en su favor, en perjuicio de quienes no le dan la debida importancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s