Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen: un enorme potencial para el Paraguay

Por Zaira Ovando, estudiante del 8vo semestre de la Facultad Naciona de Derecho UNA

GHP Abogados

zaira.ovando@ghp.com.py

Amparados bajo el mismo paraguas de la Propiedad Intelectual encontramos dos tipos de signos distintivos poco conocidos en nuestro país que son las Indicaciones Geográficas y las Denominaciones de Origen.

Históricamente, las Indicaciones Geográficas y la Denominación de Origen, nacieron con la costumbre de designar a los productos con el nombre del lugar de su producción o fabricación. El asentamiento de personas en zonas específicas y el abastecimiento de materias primas en los lugares de fabricación condujeron a los productores a componer sus marcas con los nombres geográficos de los lugares,
siendo su uso compartido por el conjunto de fabricantes de un producto determinado de la misma ciudad o región.

Si hablásemos de los antecedentes propiamente dichos de lo que son las Indicaciones Geográficas y de las Denominaciones de Origen y acerca de su protección, podríamos mencionar ejemplos como lo que sería el Queso Roquefort, el famoso “queso azul francés”, que se deja madurar en cuevas naturales situadas en la región de Roquefort sur-Soulzon y se protege por medio de las indicaciones geográficas. Otro ejemplo sería el caso del Champagne que es un tipo de vino espumoso elaborado conforme al método champenoise en la región de Champaña en el noreste de Francia.

Las Indicaciones Geográficas y las Denominaciones de Origen se encontraban reconocidas por nuestra actual Ley de marcas 1294/98, hasta que en mayo del 2013 se promulga la Ley N°4923 que de manera especial regula la protección jurídica de las Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen, derogando así el capítulo XI de la Ley de marcas.

Es importante tener primeramente un concepto de ambas figuras.

La Indicación Geográfica es una expresión o signo utilizado para indicar procedencia; es decir, que un producto o servicio tiene su origen en un determinado país o grupo de países, región o localidad.

Para que exista una Indicación Geográfica debe existir un vínculo entre las características de un producto y el lugar de origen del mismo, este vínculo debe estar dado por la reputación del producto atribuible fundamentalmente a ese origen geográfico, ya sea por cuestiones naturales de clima y suelo.

Una Denominación de Origen, por su parte, se aplica a productos que poseen calidad o características que se deben exclusiva o esencialmente al medio geográfico, comprendidos los factores naturales y humanos.

Según el art. N°2, de la ley N° 4923, inciso a) Denominación de Origen es el nombre de un país, región, departamento, distrito o localidad, o de un lugar determinado, que sirve para designar un producto originario de alguno de estos, y cuya calidad o características se deban esencial o exclusivamente al medio geográfico en el cual se produce, comprendidos los factores naturales, así como los que sean resultado de la actividad humana. Seguidamente, en el inciso b) encontramos la definición de Indicación Geográfica: el nombre de un país, región, departamento, distrito o localidad, o de un lugar determinado, que sirve para designar un producto originario de alguno de estos, cuando determinada cualidad, reputación, u otra característica sea imputable o atribuible fundamentalmente a su origen geográfico.

En cuanto a los beneficios que puede traer aparejada la protección de las Indicaciones Geográficas podemos mencionar desde el interés de los consumidores, quienes gracias a ellos podrán identificar en el mercado productos de una calidad superior, mejorando la información que disponen y reduciendo los costos al momento de realizar su búsqueda; hasta la promoción del interés de los productores, quienes podrán identificar sus bienes mediante un signo que expresa una calidad conocida, mejorando de esta forma su ingreso al mercado y obteniendo una mayor gratificación al momento de su comercialización. Todo ello sin contar los considerables beneficios que conlleva, desde el punto de vista comunal, ya que su explotación beneficiará al territorio de origen, y se podrá así aprovechar los recursos locales, favoreciendo de esta forma, tanto al desarrollo económico del lugar en cuestión, como la preservación de aquellos elementos culturales que conforman la identidad de una localidad.

En el caso de las Denominaciones de Origen, la información que proporcionan no solo permitirá al consumidor determinar cuál es el lugar de proveniencia del producto, a diferencia de lo que ocurre con las Indicaciones Geográficas, sino que además hará posible efectuar una segunda vinculación, relativa a determinadas características o cualidades que son atribuibles a los especiales factores naturales en él presentes (e.g. temperatura, condiciones de luminosidad, características de suelo, etc.), así como también factores resultantes de la actividad humana (e.g. la agricultura, alfafería,etc.)

Las Denominaciones de Origen constituyen un reconocimiento a la existencia de ciertos productos que gozan de una peculiaridad propia, que los asignan una calidad superior, las cuales son fundamentalmente atribuibles al lugar de origen, considerando tanto las particulares condiciones naturales presentes en ese lugar como la utilización de ciertas técnicas tradicionales de producción o extracción.

Las Denominaciones de Origen constituyen un reconocimiento a la existencia de ciertos productos que gozan de una peculiaridad propia, que los asignan una calidad superior, las cuales son fundamentalmente atribuibles al lugar de origen, considerando tanto las particulares condiciones naturales presentes en ese lugar como la utilización de ciertas técnicas tradicionales de producción o extracción.

Entonces, ¿Cuál es la función que cumplen las Indicaciones Geográficas y las Denominaciones de Origen?

  • Se centran específicamente en regiones especificas con el fin de reconocer la capacidad distintiva de los recursos originarios de tales regiones.
  • Protegen los recursos propios (patrimonio gastronómico, materias primas, cualquier tipo de saber e incluso mano de obra local)
  • Promocionan las economías regionales por su capacidad de valor debido a su inscripción y protección.
  • Refuerzan los lazos de identidad regional y cultural, y hasta en la preservación de las tradiciones.

Además, la protección no solo permite a las pymes (microempresas) potenciar el valor de sus productos, únicos desde el punto de vista geográfico, sino que también informar y atraer a los consumidores; mejorar la calidad de vida de los habitantes de dicha localidad, quienes podrán obtener una mayor recompensa por los productos elaborados, al tiempo que preservarán los conocimientos tradicionales y el estilo de vida que forma parte de la cultura de la región.

Con la protección se logra también un blindaje a perpetuidad de aquel elemento distintivo de manera a que nadie más en ningún lugar del mundo pueda reproducir. Así como también la prohibición de marcas que las reproduzcan, imiten, evoquen o generen confusión.

Potencial de Paraguay potencial para la protección y desarrollo de las IG y DO

Es sabido que, en diversos puntos del territorio, nuestro país es productor de productos cuyos procesos de elaboración son el resultado de factores geográficos, de conocimientos tradicionales y de costumbres ancestrales.

  • Areguá e Itá: La cerámica y la alfarería son los pulmones de estos dos pueblos.
  • Atyra: los artesanos de esta ciudad hacen magia con el cuero.
  • Carapeguá: esconde en sus entrañas al poyvi y al encajeyú.
  • Tobati: se dedican al tallado de madera y a la marroquinería.
  • Eusebio Ayala: la famosa chipa Barrero el sustento de numerosas familias de Eusebio Ayala, elaboradas en el distrito del departamento de cordillera en la ciudad antes conocida como Barrero Grande.
  • San Juan Bautista: conocido por la elaboración del chorizo misionero que es un embutido casero preparado a base de carne porcina y vacuna, condimentada con ají picante, sal y jugos cítricos.
  • Concepción: Encontramos las maderas talladas.
  • Itagua: Es la ciudad bautizada como la cuna del Ñanduti.
  • Yataity: Hablar de ao po’i (ropa fina, en castellano) es hablar de Yataity.
  • Pindó: Es una palma verde y grande que se encuentra en la región oriental de nuestro país con las hojas del pindó se hacen techos; de sus fibras se confeccionan ropas indígenas, redes, canastas, y otros artículos útiles; son especialmente utilizadas para elaborar “palmas” para el Domingo de Ramos.
  • Karanday: cuando decimos Karanday estamos mencionando a la ciudad de limpio en donde los artesanos fabrican cestas y canastas de la hoja de este tipo de palmera.

Al respecto, debemos mencionar que el pasado 15 de febrero por medio del Decreto N° 1286 se reglamentó la Ley 4923/13 en materia de Indicaciones Geográficas (IG) y Denominaciones de Origen (DO), con lo cual, se ha reglamentado el proceso y los requisitos para obtener protección ante la Dirección de Indicaciones Geográficas dependiente de la Dirección Nacional de Propiedad Industrial.

Consideramos entonces que nuestro país tiene un enorme potencial para proteger
sus productos bajo cualquiera de ambas figuras y promover un mayor desarrollo de
los productos y artesanos de cada una de las áreas o localidades referidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s