Archivo de la categoría: Blog

¿Es el comercio la clave de la paz?

Por Leonardo Baruja

Abogado y Notario Público por la Universidad Nacional de Asunción, Paraguay. Director Ejecutivo de Baruja Bufete

Se define a la globalización como la integración de las economías de las naciones, y es un hecho innegable que ella ha permitido que millones de personas salgan de la pobreza al unirse a los mercados globales. Aquellas naciones que han aprovechado el comercio a través de las fronteras han notado una mejoría cualitativa y cuantitativa de sus economías.

Pero, la consecuencia más importante del proceso ha sido la integración de las naciones en organismos de cooperación y a través de acuerdos bilaterales que han traído paz al orbe. Más innegable aun es la interdependencia que ha resultado del proceso de integración.

Tal interdependencia es el resultado del convencimiento de que el comercio es el mejor aliado en la búsqueda de la prosperidad y ha funcionado para la mayoría de las naciones. Por ende, cualquier acción de menosprecio de sus propiedades positivas puede resultar bastante peligroso. En el contexto de las guerras comerciales que se plantean en la actualidad, las naciones deben entender que en situaciones de proteccionismo todos pierden.

Al tratar de ganar en el juego del comercio internacional no se hace más que restar integración, con la consiguiente pérdida de cooperación y lo que ello supone para el equilibrio y la seguridad globales. Se debe comprender que cualquier medida proteccionista tendrá su represalia en las demás naciones, lo que contribuye a la reducción del comercio internacional. Y, tratar de establecer la supremacía de una nación en el orden internacional ya no es propio del siglo en que vivimos, en un mundo multipolar, donde la hegemonía de los actores del pasado no tiene cabida, dada la diversidad de los gobiernos que reclaman protagonismo como un medio de elevar los niveles de vida de sus habitantes.

Son estas naciones las que claman por el rediseño de los organismos de cooperación internacional, de aquellos que fueron diseñados en la posguerra de 1945 y que no reflejan la dinámica de las pujantes economías que van adquiriendo protagonismo en el comercio mundial. Y saben estas naciones, que si sus reclamos no son escuchados, bien pueden dedicarse a la integración en organismos regionales que les otorguen el liderazgo comercial y el crecimiento económico anhelados. Y es éste el riesgo más notorio al que nos enfrentamos, puesto que la globalización ha traído tambień problemas globales, que requieren soluciones globales. Temas controversiales como el calentamiento global, el terrorismo internacional o el tráfico de estupefacientes deben abordarse desde una perspectiva mundial.

Tratar de regionalizarse y apartarse de la cooperación global difícilmente proporcione resultados a estos desafíos y eso sí, redundará en un mundo de menor cooperación y mayor incertidumbre.

Anuncios

EL DIÁLOGO EN VENEZUELA VOLVIÓ A FALLAR

Mario Urbieta

Director Ejecutivo MUNDER

Hace una semana hablábamos de la enorme necesidad de una salida en base al diálogo de la situación en Venezuela, también, de los antecedentes de negociación en Oslo (Noruega) para conflictos de este tipo y los pocos resultado positivos.

Hoy volvemos a hablar del tema sin muchas novedades pero confirmando lo que esperábamos no tener que confirmar: el diálogo entre Maduro y Guaidó no sirvió de nada, al menos hasta ahora.

Podemos afirmar, como el gobierno Noruego, que las negociaciones fueron positivas; que la voluntad de las partes es un paso relevante y otras frases que rozan el eufemismo para darle optimismo a la cosa. Pero la verdad es que si había algún tipo de cesión – necesaria – de ambas partes ya se habría dado algún avance. Por lo general las partes negocian con condiciones previas en estos escenarios, cada parte sabe más o menos cuanto puede ceder y por alguna razón lo hacen y llegan a un acuerdo.

A inicios del año parecía que se venía el apocalipsis; tu vecino pidiendo intervención armada en Venezuela por su Facebook, US reconocía Guaidó, Marito rompía relaciones con Venezuela y otros hitos que ya citamos en el artículo anterior. El punto es que habían quienes apostaban al diálogo como un recién llegado AMLO en México o la gente de Tabaréz en Uruguay, otros iban un poco más allá como Evo en Bolivia, y gente menos relevante (de hecho totalmente irrelevante) como yo que sostenía lo criminal de la idea de la intervención; más aún considerando los nefastos antecedentes en LATAM como Panamá en el 89 o Playa Girón, sin contar los apoyos a terceros para despliegues similares en la región por parte del Tio Sam.

Bueno, el diáologo se dió: parece que no funcionó, de quien es la culpa? A mi no me miren, le echo la culpa a los dos.

Queda volver a retomar la idea? Suena lindo imaginar a Rambo, el Soldado Ryan y Soldado Universal desembargar en las costas caribeñas venezolanas, matar al malo, salvar a los inocentes y quedarse con la chica rubia linda. La realidad nunca fue así. Si hablamos de algo bastante convencional, por tierra a lo Kuwait o Irak: algunas estimaciones hablan de 100 mil efectivos militares estadounidenses con todo el equipo necesario, además de un apoyo total del Ejército colombiano, cuyo presidente Iván Duque, nunca dió declaraciones en ese sentido y hasta evitó hablar de un apoyo a intervenciones las veces que se lo preguntaban en CNN y otros medios. Todo ello a pesar de que Colombia tiene de facto algo así como 7 bases norteamericanas hoy, y un historial gigante de trabajo en su territorio por parte de la CIA y la DEA desde hace décadas. Además haría falta el apoyo de un indeciso Bolsonaro con sus generales nacionalistas, a quienes no le hace gracias seguir tantas órdenes de afuera.

Suponiendo que lo anterior no fuese una catástrofe humanitaria con repercusiones en todo el continente para siempre, quedaría la difícil tarea de reconstruir las heridas de un extremadamente polarizado.

Te imaginás yendo a elecciones pacíficas con la gente que trajo soldados estadounidenses que mataron a tu papá? Perdón por el extremismo, pero estas pequeñas realidades son las que quedan para siempre en pueblos intervenidos militarmente. Esto sumado al apoyo ruso (no hablamos de China por ahora, historia larga) que si bien no puede replegar presencia relevante en el Caribe, puede apeligrar intereses estadounidenses lo suficiente como para desincentivar estas acciones. Este tema es mucho más complejo, prometo hablar de ello en otro artículo.

Ni yo ni casi nadie afuera de Venezuela es el más indicado para hablar sobre el tema con tantos detalles internos. No me atribuyo esa cualidad. Pero podemos estar seguros que ninguna intervención armada va a terminar mejor que lo que está ahora, pero estamos viendo que las negociaciones tampoco sirven de mucho. Entonces, estamos dando vueltas sin sentido.

No quiero terminar este artículo con alguna idea de solución concreta. Que queda? Quedaría que el mundo organizado – osea fundamentalmente la ONU – realice acciones conjuntas concretas, fundamentalmente aquellas que tienen que ver con la situación alimenticia y humanitaria en general, y que aquellos actores decisivos detrás de cada bando (ya sabemos quienes son) puedan presionarlos lo suficiente. En Norcorea – salvando las gigantescas diferencias – al menos pararon los ensayos misilisticos y mejoraron ciertas cuestiones humanitarias, en gran parte gracias a la predisposición de Xi Ping por China y Trump por US que fue él quien fue a visitar a Kim. No hay secretos, los grandes actores siguen influyendo y hasta definiendo las acciones de actores más pequeños y esta realidad es decisiva en Venezuela. El diálogo siempre es una mejor salida, pero tiene que ser llevada a otro nivel, con los actores que definen el tablero y las presiones necesarias para ambos lados.

REALIDADES CONTRAPUESTAS

Leticia Araceli Colmán

Estudiante de Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción

leticiacolman2016@gmail.com



En los últimos días uno de los temas a flor de piel en la sociedad paraguaya fue el régimen jubilatorio para los médicos, que básicamente son esas personas que diariamente salvan la vida a muchos paraguayos. Con un veto del ejecutivo a la nueva ley que establecería la jubilación de los profesionales de blanco con 25 años de aporte, pudiendo acceder a este beneficio desde los 55 años de edad. El mismo Mario Abdo Benítez siendo candidato a presidente hace unos meses se ponía una bata de médico para pretender a adhesión de los personales de blanco, hoy es el que rechazaba una ley a favor de ellos. Alegando que el déficit fiscal existente se acrecentaría.

Existe un poco de verdad en esto que alega el gobierno, el déficit ya acumulado asciende a US$ 813 millones por pensiones a militares, policías y docentes. El resto entra en rojo desde 2020, más aún con ley para médicos y otros que se sumarán. El ministerio de hacienda calcula que, a este ritmo, los ahorros en dinero y en bonos se consumirán para 2027.

No obstante, con un rechazo al veto del presidente, el parlamento da su visto bueno a la promulgación de la ley. Los médicos celebran la decisión de los legisladores, que desde hoy pueden decir que ganaron una de las batallas más duras en su vida profesional. Otra batalla no menor es seguir luchando con la carencia en sus lugares de trabajo, pocos insumos, maquinarias obsoletas y la sobre demanda en todas las dependencias. Todos esos personales que hacen milagros con los poco que poseen hoy pueden ir a dormir con un problema menos en su haber.

Y es aquí donde podemos hacer un paralelismo, hoy los parlamentarios pueden jubilarse con 10 años de antigüedad en el cargo con un 60% de su salario. Para ser legislador no hay muchas exigencias académicas, y muchos ni siquiera están preparados para ocupar un curul en el parlamento, sin más que mojar la camiseta y darle hurras a los líderes de turno con los colores predilectos, y claro sin olvidar los aportes voluntarios a la causa partidaria.

Y es aquí donde hallamos dos realidades totalmente contrapuestas, primero los médicos que sirven a la sociedad y por otra parte los parlamentarios que no siempre sirven a la sociedad, sino que se sirven de ella.

Las opiniones de los autores son exclusivas para MUNDER y no reflejan posiciones de la organización. MUNDER es una organización no gubernamental que difunde los valores de las Naciones Unidas, oportunidades académicas y voluntariado desde el 2012.

Bibliografía.

http://silpy.congreso.gov.py/expediente/115276

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/economia/en-siete-anos-se-acaban-reservas-de-caja-fiscal-1817496.html

https://www.ultimahora.com/comienza-regir-jubilacion-parlamentaria-10-anos-aporte-n2785274.html

¿SABÉS QUE ES EL FOCEM?

Cuando hablamos del Mercosur, sabemos que es un conjunto de países, de América del Sur, en pos de la integración económica, por eso el nombre “Mercado Común del Sur”. Pero lo que mucha gente no sabe, es que dicho bloque tiene un mecanismo solidario que financia proyectos, para impulsar la convergencia estructural, la competitividad y el desarrollo de las economías menores del bloque, donde el Paraguay, es el más beneficiado.

¿Cuánto dinero recibimos?

El Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur, fue creado en el año 2004, pero empezó a funcionar a partir del 2005. Desde su establecimiento hasta el 2015, el Paraguay recibió aproximadamente 770 millones de dólares. Ahora, está en plena fase II del fondo, donde se estima que recibiremos alrededor de 550 millones de dólares más, en los siguientes años. Vale destacar que los fondos son en carácter de donación y no son reembolsables, para financiar hasta el 85% de los proyectos presentados.

Hasta ahora, estos fondos fueron adjudicados a 19 a proyectos, ya sea de infraestructura vial y eléctrica, viviendas sociales, sistemas de agua potable y desarrollo de la competitividad productiva. Algunos proyectos son, la segunda etapa de la construcción de la costanera norte y la línea de transmisión de 500kv entre Itaipu y Villa Hayes e investigaciones sobre educación y biotecnología aplicada a la salud. El FOCEM tiene como objetivo principal, reducir las asimetrías del boque.

Algunos dirán que el Mercosur no conviene al Paraguay, que nos convierte en dependientes de los grandes países vecinos (Argentina y Brasil) otros dirán lo contrario, pero lo cierto es que existe un fondo que está aportando a nuestro país, ya sea poco o mucho. Una ayuda a nuestra realidad, marcada por la desigualdad, es un punto a favor del debate, dentro de los que opinan que permanecer en el bloque, es más conveniente que salir.

Bibliografía

https://focem.mercosur.int/es/proyectos/pais/paraguay/

https://focem.mercosur.int/es/que-es-focem/

https://focem.mercosur.int/es/

¿HASTA CUANDO SEGUIR NEGOCIANDO EN VENEZUELA?

Mario Urbieta

Director Ejecutivo de MUNDER

Noruega es ese amigo buena onda que te separa cuando estás a punto de pelearte con alguien o lo estás haciendo, buen tipo, siempre sonriendo a quien le va bien en casi todo. Siempre es útil tener un Noruega en nuestra vida; ya trató de ayudar a Palestina e Israel (Acuerdos de Oslo, 1993) y ahora ofreció su casa y neutralidad para acercar a dos sectores hasta ahora aparentemente irreconciliables. Noruega no reconoce a Guaidó como presiente encargado / interino a diferencia de otros países de Europa, lo que crea un ambiente propicio para el acercamiento de los hombres de Maduro.

Dicen que los que estudiamos disciplinas sociales no sabemos sumar, por suerte, los acuerdos de Oslo se dieron en las mismas fechas que nací: por lo que puedo afirmar que hoy tienen 25, por cumplir 26 años.

Poco para una persona, aunque la gente de mi edad se siente cada vez más vieja. Pero muchísimo para un acuerdo que se esperaba fructifique unos años después de haberse iniciado, se imaginan que los acuerdos de Noruega entre Maduro y Guaidó duren 25 años? Te imaginás lo que cambiaría el mundo para el 2045. Espero que por fin tengamos los skaters voladores de “Volver al Futuro”, pero también que la situación en Venezuela sea una de paz para todos.

Lo malo es que el escepticismo parece crecer en ambos lados, el sector de Guaidó es relativamente novato negociando en un terreno neutral, aunque es el mejor al que puede aspirar ahora, dado que cuenta con el apoyo de casi toda Europa, Cuba, Rusia y gran parte de Latino américa, por lo que podemos hablar de cierta pluralidad y legitimidad. No se me ocurre ningún tipo de escenario mejor para una conversación tan compleja.

Actores del sector de Guaidó no están de acuerdo con la situación, otros a pesar de tener opiniones diferentes apuestan por seguir con las iniciativas del líder para no debilitar esa posición (que es a mi parecer el enfoque más acertado, maduro e inteligente en este contexto). Las críticas vienen principalmente del lado de que no es realmente una negociación, sino una estrategia para consumir tiempo y dividir la oposición, cierto o no lo segundo parece estar cumpliéndose. Y además, de las causas penales desde el Poder Judicial en el exilio que pesan sobre Maduro.

Desde la perspectiva de este sector, considerando lo anterior, negociar con hombres de Maduro como actualmente se desarrolla es legitimar su posición como líder y no ubicar lo como el usurpador y criminal que es según los actores mencionados. Es necesario considerar que gran parte del sector de Guaidó no considera otra solución que la salida de Maduro.

“Las partes han mostrado su disposición de avanzar en la búsqueda de una solución acordada y constitucional para el país, que incluye los temas políticos, económicos y electorales”, comentó el gobierno Noruego en un comunicado reciente.

Por otro lado, las acusaciones de Maduro hacia el sector de Guaidó giran en torno a las clásicas ideas de injerencia, ilegitimidad y la poco debatible afirmación de que no tienen manejo de la fuerza pública en Venezuela, como se esperaba a estas alturas del año.

Además de ello, hay que sumar el llamado a elecciones a la Asamblea Nacional, órgano hoy manejado por sus detractores. Lo que hace es generar un hecho político, un norte para la organización de sus filas agrupadas fundamentalmente en el PSUV. Aunque es predecible la ínfima legitimidad que tendría esta hipotética nueva asamblea electa y probablemente, el agravamiento de la situación de reconocimiento por parte de otros países.

Como nos preguntábamos al principio; ¿Hasta cuándo hace falta seguir negociando? ¿Hasta donde es necesario ceder? No olvidemos que a inicios de año, cuando se barajaba la posibilidad de intervención armada (idea con la que estoy en radical oposición) algunos países sostenían la necesidad del diálogo, como Uruguay o México, en su momento fueron tratados de tibios o cómplices de Maduro, hoy es el propio Guaidó el que manda a sus hombres a hacerlo. El joven ingeniero líder de la Asamblea ve bastantes esperanzas en las negociaciones escandinavas. ¿Está cediendo? Sí, en parte, y es necesario.

La pregunta es hasta cuanto podría ceder Maduro, además de salir del gobierno; qué puede ceder? ¿Garantizar elecciones libres y no participar de ellas? ¿Ceder carteras del gobierno y embajadas a la oposición? También existe la cuestión humana, Maduro no quiere terminar con el traje naranjado en Guantánamo o peor, “accidentado”, se baraja bastante la posibilidad de un exilio de oro en Cuba donde va a ser siempre bien recibido con su gente. Las posibilidades son muchas si hay volutad. Soy partidario de el diáologo, pero implica una enorme cuota de cesión, hasta ahora practicamente inexistente.

“Te quedan pocas horas, Maduro”

Mario Urbieta

Director Ejecutivo MUNDER

Pasaron 2759 horas más o menos desde que el presidente de Colombia le dijo a Maduro que “le quedaban pocas horas”. Allá por febrero cuando Iván Duque emitió esas palabras el escenario era diferente, muchos países (hasta hoy 50 y algo más) habían declarado que reconocían a Juan Guaindó como presidente interino, Estados Unidos reconocía oficialmente al parlamentario como presidente interino / encargado, se sumaban a esto países europeos y hasta Paraguay rompía relaciones con Venezuela.

Pasó algo? Casi nada, bueno, sí pasó mucho pero las cosas no cambiaron para siempre como se esperaba. Se siguieron una enorme cantidad de manifestaciones, represión, comunicados y las hasta rutinarias acciones de parte del ahora proclamado presidente de Venezuela, quitando legitimidad a Maduro tachándolo de impostor. Tampoco faltaron las movilizaciones populares de ambos lados, las acusaciones de injerencia y las reales injerencias – legales o no – por parte de los grandes caballeros de este juego: Rusia, China y Estados Unidos, entre otros actores locales de peso como la OEA, el sector privado o un Bolsonaro que pasó de una letal retórica antimadurista durante las elecciones a un pasivo protagonismo en estos días de crisis.

Todo lo anterior es sabido, es imposible que no lo hayamos leído en las redes o medios estos meses pasados, la situación de Venezuela nos guste o no es uno de los temas predilectos de la prensa local e internacional, cada uno tirando para su molino. Lo que no sabemos es si realmente puede cumplirse la profecía duquista de que “quedan pocas horas”.

Andrés Fonollosa, un personaje de la popular y personalmente recomendada serie de Netflix “La Casa de Papel”, quien padecía de una enfermedad terminal había reflexionado “es curioso que algo tan objetivo como el tiempo es la vez tan relativo”, para posteriormente hacer comentarios a cerca de la enorme relatividad de la extensión del tiempo, “un minuto bajo el agua no es lo mismo que un minuto haciendo el amor”, el asaltante ficticio español estaba explicando – con las enormes e insalvables diferencias teóricas – la relatividad del tiempo, de la que nos habló un Einstein hace mucho tiempo, pero con mucho menos sensualidad y humor.

Iván Duque conoce la relatividad del tiempo? las risas hacia esas declaraciones no se hicieron esperar por la evidente falta de cumplimiento, pero cabe preguntarse si estamos juzgando como a Galileo, a un genio incomprendido de su tiempo. Capaz y Duque y otros críticos hacia el régimen saben más de lo que nosotros sabemos. O puede que no, que el gobierno de Maduro seguirá por mucho más tiempo del que se espera y Duque simplemente usó buenas palabras.

Dicen que la esperanza nunca se pierde, pero mientras esperás sí perdés cosas, tiempo, lugares, momentos, mucho que casi nunca vuelve. Parecía que este año las cosas cambiaban. Eduardo – un amigo venezolano que hice estos días en Panamá – me decía entre el estridente sonido de la música caribeña popular en el caribe que vino hace años, que vuelve cada tanto, pero no mucho tiempo, aunque por lo que veo encontró una situación bastante favorable en ese país gracias a su esfuerzo. Cuántos Eduardo hay en el mundo? Hay Eduardos taxistas y otros venden arepas, incluso encontré a un Eduardo que vive en Argentina pero se casó con una mujer peruana, que me reconoció en las calles de ese país / canal llamado Panamá por portar yo un termo de mate (parece que es nuestro sello en el mundo). Estos Eduardos van a volver?

Hoy existen como 70 millones de personas entre migrantes refugiados y asilados en todo el mundo, principalmente bajo el abrigo de la ONU, la oleada de venezolanos por el continente es notoria, aunque no tan dramática como para que veamos los campamentos de ACNUR en nuestros países. Vamos a llegar a eso? Termino este artículo con más preguntas que respuestas.

Después de todo, ningún proceso de consolidación democrático posterior a una hipotética caída de Maduro va a ser posible sin la participación del PSUV y otros actores domésticos afines al actual gobierno chavista. El gobierno es un tango que se baila de a dos, nunca solo, por más bueno que seas.


Obs.: Eduardo no se llama así, no expongo su nombre por obvias razones.

HENDY HUAWEI

por José Silva

Secretario General MUNDER 2019

Director de la Revista MUNDER

Las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, más bien difundida como “Guerra Comercial” por los medios de comunicación, parecen escalar cada vez más en tensiones, se trata una pulseada entre las dos principales potencias económicas del mundo, uno de principales condimentos de incertidumbre que tenemos presente este año en el escenario político internacional.

Contexto

El pasado miércoles 15 de mayo el presidente Donald Trump declara “emergencia nacional por la amenaza de empresas de telecomunicaciones extranjeras a Estados Unidos”, firmando una orden ejecutiva en la que prohíbe a empresas estadounidenses mantener relaciones comerciales con ciertas empresas extranjeras que son agregadas a la “Lista de Entidades” de la Oficina de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento de Comercio de Estados Unidos. A pesar de que la Casa Blanca no mencionó ninguna empresa o país en concreto, era obvio que se aludía directamente a la empresa China, Huawei Technologies Co., Ltd.

Huawei ha sido acusada por Estados Unidos de robar tecnología de empresas estadounidenses, poseer software espía en sus dispositivos e intentar ayudar a Irán en un supuesto plan para esquivar las sanciones económicas, por esto último se encuentra detenida en Vancouver, Canadá desde diciembre de 2018 la Directora de Finanzas de Huawei, Meng Wanzhou, pendiente del pedido de extradición a Estados Unidos.

El inicio de la tormenta

El 16 de mayo Huawei Technologies Co., Ltd., fue agregada a la Lista de Entidades, junto con sesenta y ocho afiliadas no estadounidenses de la empresa. El 19 de mayo Alphabet/Google, anunciaba que suspendía indefinidamente todos sus negocios con Huawei (licencias de software y soporte para celulares con Android), en respuesta a la orden ejecutiva del Presidente Trump, en ese momento se iniciaba una campaña de tergiversación y confusión a los usuarios de Huawei sobre las verdaderas implicancias de estas medidas a corto plazo. También se sumaron a la medida sus principales proveedores de hardware: Intel, Qualcomn, Xilinx Inc. y Broadcom. Al día siguiente la Oficina de Industria y Seguridad emitía una “Licencia General Temporal” de 90 días (20 de mayo a 19 de agosto) para que los operadores estadounidenses dependientes de Huawei puedan disponer de alternativas a largo plazo.

El principio del fin?

Mucho se ha especulado para el futuro próximo de Huawei, están quienes dicen que es una oportunidad para que la empresa apueste por alternativas propias y deje de depender de proveedores de software y hardware extranjeros, una especie de autarquía tecnológica utópica en el contexto de un mundo globalizado y totalmente interdependiente entre sí, más aun en el sector tecnológico en donde cada parte de las piezas tangibles e intangibles integrantes de un dispositivo electrónico, ya sea celular o computadora, están fabricados o desarrollados por una empresa diferente, que a su vez dependen de diferentes proveedores repartidos en todo el mundo.

Cuando Intel y Qualcomm anunciaron que se sumaban al veto, Huawei declaró que tenían suficientes reservas de hardware para seguir produciendo por al menos tres meses más y que esta situación ya la tenían prevista por las continuas amenazas en el entorno, además la empresa cuenta con su propia productora de procesadores, HiSilicon que produce sus propios procesadores llamados “Kirin”, usados principalmente en celulares, aunque siguen dependiendo totalmente de otras empresas estadounidenses para algunos elementos como memoria RAM, almacenamiento, etc.

Pero nuevamente ni la producción propia de procesadores pudo estar asegurada, ya que la arquitectura con la que se fabrican los Kirin, son nada más y menos que licencias otorgadas por una empresa británica llamada ARM, que a su vez se basan en tecnologías estadounidenses, por lo que decidieron detener todos sus contratos con Huawei el miércoles. También mencionar que numerosos proveedores telefónicos a nivel mundial han decidido suspender sus pedidos a Huawei hasta que se solucione el conflicto, así como también Windows ha eliminado de su catálogo online las notebooks Huawei para el mercado estadounidense.

La alineación internacional es evidente, el panorama para Huawei no es nada claro de momento ya que podría cambiar radicalmente nuevamente, pero estos últimos sucesos hasta la fecha (23 de mayo) han estado delimitando el margen de maniobra para la empresa china, no queda más que esperar a la primera fecha límite de la licencia concedida por el Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Ahora bien, en verdad podría Huawei sobreponerse con todas estas dificultades, que cartas “mágicas” posee? Y por sobre todo, tienen sustento las acusaciones?, lo dejaré para el siguiente artículo.

Material bibliográfico: